Piensa como un rico y nunca serás pobre

Durante años, como mucha gente, he creído que para obtener aquello que deseaba sólo había un camino, ¡trabajar muy duro y sufrir! Es lo que nos enseñan constantemente. En casa o en la escuela, te dicen una y otra vez que debes estudiar, trabajar duro, conseguir un buen trabajo y finalmente así, podrás “vivir bien”. Una casa, un coche, hijos… y a ellos les transmitirás estas mismas enseñanzas.

Pero, ¿qué pasa cuando te esfuerzas y te sacrificas tanto para obtener buenas notas, poder acceder a la universidad, conseguir un buen trabajo? No disfrutas de la vida, la ves pasar. Pero tratas de convencerte de que es así como se hace, es lo que te han enseñado y es como debe ser.

Cuando uno conoce personas que llevan el tren de vida que nosotros quisiéramos, que lo tienen todo, o por lo menos todo lo que necesitan, que son felices, que disfrutan de lo que hacen, ¿cómo es que tienen tanto dinero? A mucha gente con carrera les sorprende y les frustra ver cómo personas sin formación académica ganan tanto dinero. -Y no me refiero a las personas que se dedican a negocios ilegales, esos para mí no cuentan porque el final es siempre el mismo, ¡DESASTRE! No les envidio ni mucho menos les admiro-. Hablo de la gente que sabe ver y aprovechar las oportunidades que la vida les presenta y crear las suyas propias. Tanto en lo personal como en los negocios.

Hace muchos años comencé a hacerme preguntas y plantearme muchas cosas. Ahora podemos leer muchos libros, paginas web, blogs y todo un mar de información relativa a  motivación, autogestión, evolución personal, etc. Existe un coach por cada habitante del planeta…pero esto es relativamente nuevo. Cuando las dudas me asaltaban y la inquietud y necesidad de obtener respuestas me impulsaba a planteármelo todo, no había muchas posibilidades de obtener respuestas. ¡El único camino era evolucionar de manera autodidacta!

Cuando uno desea realmente cambiar su vida, ese deseo es el que provoca que nuestra mente esté abierta y en un canal de “positividad” muy receptiva a encontrar personas e identificar circunstancias que nos ayudarán a centrar nuestro camino y conseguir nuestros objetivos.

Es imprescindible pensar en positivo, no tener miedo a pedirle a la vida lo que deseamos de verdad, tomar decisiones e ir a por ello con todas nuestras fuerzas.

Podemos leer, escuchar, participar de toda la información que queramos -sólo en la red podemos encontrar infinidad de opciones, pero… “LA INFORMACIÓN NO ES PODER HASTA QUE SE PONE EN PRÁCTICA”.

Durante años he modificado mi “visión de la vida”, he cambiado hábitos, trabajado sobre mi motivación y mi positividad. He asistido a  conferencias, leído libros, hablado con personas a las que la vida me ha acercado. Han tenido que pasar muchos años para poder entender la diferencia y cómo podía ser feliz, vivir la vida que quería vivir y tener “acceso” al dinero. Ahora me considero un hombre rico, con o sin dinero, mi mentalidad es de hombre rico, positivo, alegre, animado, feliz y que consigue uno tras otro sus objetivos. Y muy importante, celebro cada uno de ellos como si fuese el mejor y el más grande. ¡Tenemos que celebrar!, eso nos anima a seguir adelante y a tomar conciencia de nuestros logros.

También es cierto  que en el proceso ha habido muchos altibajos y épocas de mucho dinero al igual que otras en que las cosas han ido mal y he perdido mucho. Pero es así como se aprende y se valora, también como se disfruta.

“Hay una diferencia entre ser pobre y estar en quiebra. Uno puede estar en quiebra temporalmente; uno es pobre eternamente”. (del libro de Robert T. Kiyosaki “Padre rico, padre pobre”).

Está claro que no solo las personas con carrera pueden hacerse millonarios, que la riqueza depende de nuestra filosofía de vida y unos querrán ser ricos en dinero, otros en tiempo, en amor… cada uno debe saber definir cuál es su riqueza. Pero si tienes mentalidad de pobre serás pobre, al igual que si tienes mentalidad de millonario lo serás, sea cual sea tu “moneda” en la vida y lo que consideres “tu riqueza”.

Mientras vivía en Italia, creé y desarrolle un sistema: OPPORTUNITY, que ayuda a mejorar las capacidades personales, aumentar la motivación y la confianza en uno mismo, identificar oportunidades y decidirse a crearlas, evitar la sensación de miedo, mejorar la comunicación, persuasión y negociación, gestión del tiempo y finanzas personales (inteligencia financiera) ,etc.

Este sistema es el resultado de mi experiencia personal y ahora es mi forma de vida. Con él, también he podido ayudar a muchas persona a nivel personal y a profesionales del sector específico de la peluquería (en todos los ámbitos) y de la venta en general.

Soy Business Promoter y me dedico a crear e identificar oportunidades.

No tengo miedo a tomar decisiones, busco soluciones a los problemas que aparecen en lugar de sentarme a lamentarme, reacciono a la adversidad y no me dejo atrapar por una sensación de derrota. En definitiva tengo las riendas de mi vida y ni en la peor situación económica, como esta que vivimos, me rindo. Sigo buscando opciones y soluciones tanto para mi como para mis clientes.

Mi lema es: ¡Si lo deseas lo consigues pero tienes que ponerte en marcha! Analiza, infórmate, fórmate, toma decisiones, vive en positivo, pero sobre todo, ¡toma partido! Recuerda que sin acción no hay cambio. No dejes de buscar y crear oportunidades. 

¡Por muy mal que vayan las cosas siempre hay gente a las que la vida le sonríe!, ¿por qué ese alguien no puedes ser tú?

Pero recuerda… Lo imprescindible para ganar, ¡es querer ganar!

Sin comentarios

Publica tu comentario